Home

 

Martinez vs. Marichal...Cual es Mejor?

Por Carlos Ramia

 

Una vez más se está hablando en los medios beisboleros de la comparación de las carreras de Juan Marichal y Pedro Martinez, los dos más grandes lanzadores Latinos de todos los tiempos.

Resulta siempre odioso comparar jugadores cuyas carreras se desarrollaron en épocas diferentes y distantes y ésta no es la excepción.

Cada época tiene lo suyo, para bien  o para mal. Marichal llegó cuando aún los problemas raciales eran muy marcados, no vivió ni viajó con las comodidades de hoy en dia, no tuvo los adelantos de la medicina de hoy, etc.; pero por otro lado, todo el provecho de la tecnología de hoy hacen la faena de un lanzador un tanto más difícil que lo que enfrentó Marichal: la ayuda del video, bates y equipos sofisticados, todos éstos suplementos alimenticios (no voy a incluir los esteroides...sólo los 'legalmente' consumidos), pelota más viva, estadios más pequeños, etc.; en fin, como decimos anteriormente, cada época tiene lo suyo.

Marichal, hasta que le sobrepasó Dennis Martínez (245) en 1998 fué el lider en juegos ganados de todos los tiempos para un Latino (243), pero el Nicaraguense no estuvo nunca ni cerca de la calidad del dominicano al punto que nunca se acercó siquiera a los 20 triunfos en una temporada, siendo 16 su total más alto, el cual alcanzó en tres oportunidades.

Juanico fué un ganador consistente, alcanzó las 20 victorias en seis campañas diferentes y, de no haber sido por su peculiar estilo de lanzar el cual le provocó problemas en la espalda, es difícil calcular a cuantas victorias hubiese llegado; pero eso entra en el plano especulativo y no es nuestro propósito.

Dueño de un control magistral, Marichal fué un perenne candidato al premio Cy Young, pero éste lo eludió año tras año y nunca pudo alzarse con el mismo.

Marichal dominaba 4 lanzamientos los cuales lanzaba con múltiples variantes convirtiendolo en casi imposible de descifrar. Cada una de sus salidas se convirtió en un espectáculo.

Pero Martínez no se queda atrás y sustituye con drama la elegancia de Marichal.

Cada una de sus salidas acarrea cierto suspenso que, a medida que se desarrolla el partido, se convierte en magia.

Al  momento de escribir Martinez presenta 202 victorias con apenas 84 reveses, ha sido ganador del premio Cy Young en tres ocasiones  (de no haber sido por Roger Clemens y su Triple Corona Martinez hubiera ganado cuatro Cy Youngs en forma consecutiva) no tiene derrotas en doble digitos (más de 9) en una temporada desde el 1996 cuando estaba con los Expos de Montreal (de hecho solo ha perdido 10 partidos en una temporada en dos ocasiones, 1995 y 1996).

Pedro ha sido líder en enfectividad en cinco ocasiones y durante siete temporadas consecutivas (durante el 'boom' de los esteroides y de los jonrones) mantuvo su efectividad por debajo de 3.00 y eso es algo EXTRAORDINARIO.

Martínez se encuentra apenas a 87 ponches de su número 3,000 de su carrera, cifra que vendrá a coronar su brillante paso por las grandes ligas y sellará su virtual selección a Cooperstown, hogar de los Inmortales. (Sólo 14 lanzadores han logrado ponchar 3,000 o más bateadores)

La fragilidad ha sido el punto flaco de Pedro. Aunque cuenta con 7 campañas de más de 200 entradas lanzadas, en los últimos 4-5 años ha tenido serios problemas físicos y sus actuaciones han tenido que ser limitadas a 100 lanzamientos o menos, resultando ésto en muchas grandes actuaciones desperdiciadas por los relevistas que han dejado escapar innumerables victorias para el astro dominicano.

Hoy en dia Martínez no cuenta con la pasmosa e intimidante bola rápida a 97 ó 98 millas por hora que le cimentó hace años como uno de los mejores de la historia, hoy gana más a base de inteligencia y localización de sus pitcheos y una que otra recta a 92-93 de vez en cuando siempre muy bien localizada. Los problemas en el brazo de lanzar le obligaron a convertirse en más 'lanzador que tirador' como fué una vez.

Los números fríos de seguro señalarán a Pedro como el mejor; para ser honestos debemos decir que son sencillamente apabullantes, muy superiores a los del Monstruo de la Laguna Verde, cosa que jamás pensamos seria posible

Portada                                                                                        Principio Artículo                                                                                                       Volver Al Listado de ArtículosPasa éste Artículo a un Amigo Haga click para Imprimir Artículo